Tinta y Mierda

Tinta y Mierda

domingo, 22 de enero de 2017

No faltan estrellas

lee y vomita

Agacha solo un poco la mirada,
mira el piso, las piedras, el polvo, la soledad,
el tiempo no se detiene,
me mira expectante y sin remordimientos,
pasa y sigue su curso,
sin demora, sin contratiempos.
Lágrimas que aprisionan recuerdos fugaces,
estrellándose una tras otra, tras otra, tras otra,
no hay final más allá de la luz,
sigue el rumbo, caminando, jadeando, sudando,
hasta que ya no puedas más,
y detente.
Tu cuerpo inerte expira
sonidos conglomerados a través de los años,
mis lágrimas conducen sensaciones extrañas,
hacen que se enchine tu piel fría,
que marchite tu mirada cansada,
que el aire no recorra tu cuerpo,
que el corazón deje de latir,
de sentir.

Mientras agacho un poco la mirada,
veo el piso, las piedras, el polvo, la soledad;
mientras el tiempo se detiene
y mis lágrimas caen lentamente,
me pregunto del porque de tu partida
si al cielo no le hacen falta estrellas.