Tinta y Mierda

Tinta y Mierda

miércoles, 18 de marzo de 2015

¿Duele?

lee y vomita:

Ayer caminaba descalzo por la sala de mi casa,
no pude evitar que mi dedo meñique del pie
se estrellara contra el filo de la pata del sillón.
¡Ah su puta madre! Como duele.
Fue cuando me puse a pensar que tenia mucho tiempo sin sentir,
no sentía dolor alguno.
Mejor dicho, había dejado de sentir.
Después de casi un año en soledad
resulta un tanto complicado sentir,
quizá sea costumbre o en realidad ya no sentía nada,
no lo sé.
Comencé a hacer memoria, del porque había decidió dejar de sentir,
en primera instancia se encontraba la ruptura
con aquella que alegraba mis días,
-Ya no podemos estar juntos. No es lo mismo.
Recordé sus palabras clavándose con aguijones en mi corazón.
Existieron un par de reencuentros, pero siempre pasaba lo mismo.
-Tú no eres lo que necesito, estoy bien, te amo, pero no sé.
Es complicado vivir en la incertidumbre,
y así, un día de la nada me dijiste:
-Estoy saliendo con alguien más.
Todas mis esperanzas se rompieron juntas,
mi corazón sufrió un derrumbe catastrófico
que en ese momento no pude describir.
Solo sonreí. No hay nada más que hacer.
Y así, de un momento a otro
fui hilando mis recuerdos,
los recuerdos a tu lado, contigo, sin ti, solo.

¡ah su puta madre! Como duele.


viernes, 13 de marzo de 2015

Alguien

lee y vomita:

Que jodido es esperar que alguien te mire,
que alguien pase a tu lado,
que a alguien se le ocurra siquiera mirarte de reojo
o quizá alguien que te pueda sonreír.

Es más jodido saber que necesitas a alguien,
alguien con quien convivir,
alguien para hacer el amor
o alguien con quien coger,
alguien que te bese y te diga que todo está bien,
y no te olvides de ese alguien que te hace sonreír.

La mayoría de personas tienen a ese alguien,
a alguien con quien pasar su tiempo,
alguien que las besa y les dice que todo estará bien,
alguien con quien caminar de la mano,
alguien que los mira,
que los ama.
Que los ama.

Pero cuando abro los ojos, ese alguien ya no está.

viernes, 6 de marzo de 2015

Recuerdos

lee y vomita:

- Deberías de cortarte esas rastas

Me dijo mientras me veía a los ojos.

- ¿No te gustan?

Le contesté.

- No es que no me gusten, pero te verías mejor con el cabello corto.

Un mes después me cortaba las tan odiadas rastas.
Después de eso siguieron un sin fin de sacrificios y cambios "buenos".
Comencé a bañarme mas seguido.
No faltaba a la facultad.
Hacía la tarea.
Ayudaba en las labores de la casa.
Cine, comer, plaza, vueltas, vueltas y mas vueltas.
Dejé de tomar, coño, deje de tomar.
Nunca mas tonayan.
Volaba entre nubes de cartón.
Entre misterios de amor y locura.
Haciendo el aseo y esperando tu llegada.
Viendo como preparabas la comida.
Viendo como los días pasaban de largo.

- Creo que no debemos estar juntos.
- ¿Tú crees?
- Si.
- Pero, ¿por qué?

parpadeó.

- Has cambiado mucho.

lunes, 2 de marzo de 2015

Entrada

lee y vomita:

- Es como si entraras a la boca del infierno.
Así se refería Joaquin a la boca de Lucia,
no se por qué.
Aun ahora, mientras chupa con fuerza mi pene,
como si me lo arrancara,
sigo sin entender por que decía eso.