Tinta y Mierda

Tinta y Mierda

martes, 27 de enero de 2015

Olvídala

lee y vomita:

Hoy decidí por fin,
y después de muchos intentos más;
olvidarte.
Sí, ahora si olvidarme de ti.

Olvidarme de esa curva hermosa
que se forma en tu boca al sonreír;
me olvidaré de la manera
en que me mirabas,
ese resplandor onírico de tus ojos;
la manera en que sin pronunciar palabra
me decías: te amo.

Quiero olvidarme inmediatamente
de tu dulce voz,
de tu piel almendrada,
de tu olor vainilla inundando mis sueños,
ese olor que aún tengo impregnado en la nariz;
por más que me sueno no se va.

Tomaré todos los recuerdos
y los desecharé.
El recuerdo de tus chinos entrando en mi boca
cuando dormitabas a mi lado,
me olvidaré de los lugares en los que comíamos,
Dormíamos, Caminábamos, Respirábamos, Peleábamos, Nos amábamos.

Quiero de una vez por todas
olvidarme de tus pantalones ajustados,
de tus blusas flojas,
de tus lentes de pasta,
de tus manos pequeñas,
de tus zapatos de piso,
de tus tenis,
del vestido negro,
el pantalón gris,
la blusa morada,
de tu silueta.

Quiero olvidarme de tus palabras preferidas:
Mi amor, papachon, nahuala, tus putas.

Necesito olvidarme completamente
de todos los planes que tuvimos,
la idea de casarnos
y hacer que mi anti catolicismo colapsara,
la idea de tener bebechitos
y comprarles solo ropa Levi´s,
viajar por el mundo siempre de la mano.

Quiero olvidarme de las noches
en que solo nos mirábamos a los ojos,
olvidarme de esos besos interminables,
de la calidez de tus manos
y el fulgor de tus brazos,
lo dulce de tus piernas
y lo hermoso de tu rostro.

Me olvidaré de ti.
Quiero olvidarme de ti.
Necesito olvidarme de ti.
No puedo olvidarme de ti.


¡Puta madre!

lunes, 5 de enero de 2015