Tinta y Mierda

Tinta y Mierda

lunes, 27 de octubre de 2014

Adiós

lee y vomita:

Llegué al lugar que me dijo,
mis manos temblaban profusamente,
no sabía que esperar,
en todo el camino me hacía ilusiones vagas y estúpidas.
Dejé los pensamientos a un lado y encendí un cigarrillo,
en ese momento apareciste frente a mí,
ha perdido un poco de peso, pensé,
luce igual de linda como cuando la conocí.
Me diste un beso frió en mi mejilla helada,
dijiste palabras que no recuerdo,
contestaba miméticamente,
le di una jalón al cigarro,
seguido de otro y otro,
tandas de tres para aminorar el nerviosismo.
-No tiembles.
Por un momento salí de mis pensamientos,
decidí escucharte hasta que el carboncillo rozara mis dedos.
Tu sonrisa me decía más que mil palabras,
tus ojos reflejaban la lástima que sentías
por este sucio personaje de barba larga y mirada triste.
No podía escuchar lo que decías,
no quería escuchar lo que decías,
bocanadas de humo para aminorar el nerviosismo,
de tres en tres,
te miré, me miraste,
mordiste tus labios,
esperabas que dijera algo,
pero no tenía nada que decirte,
tomé algo de mi mochila,
no recuerdo que,
te lo extendí, lo tomaste cautelosamente.
-Cuídate.
Fue lo único que pude decir.
Me paré y me alejé de ahí,
Sin voltear, sin pensar.
Me detuve a la mitad del camino,
saqué un cigarrillo,
lo mordí con fuerza,
lo encendí 
le dí tres rápidos jalones
tratando de aminorar el dolor.

martes, 21 de octubre de 2014

He

lee y vomita:

Claro que soy lo que no buscas,
pero.
¿qué es lo que buscas?
deja que el destino
mueva impertinente
los hilos del dolor.

Lágrimas
rebuscadas, no sacian mi sed,
me deshidratan.
Irrespetuosas del movimiento
confuso de las pestañas
enlagañadas.

No busques, encuentra,
encuentrala, encuentrame, encontrémonos,
pierde, piérdete, perdámonos.

Solo soy eso,
lo que tú no necesitas...

jueves, 16 de octubre de 2014

Incoloro

lee y vomita:

Algarabía tácita,
fiestas grotescas
        lúdicas,
restrojos de reminiscencias
desencadenadas
cuando el sol acicala
la forma perfecta
        de la sangre.

El llanto resuena
en el tiempo perdido,
        sin secuencia,
demorado en los pliegues
innecesarios de tu cuerpo,
geografía rustica
llena de polvo
        y miel.

Llena de esperanza y fatiga,
buscas entre los cuerpos ocultos
llenos de tierra, sangre y llamas,
        la fe no se rompe,
        mi fe no es de vidrio.

martes, 14 de octubre de 2014

De-seos

lee y vomita:

Tener mil mas,
mucho dinero, en exceso,
poder sobre los demás,
muchas propiedades,
carros de todas las marcas y modelos,
poder matar y desaparecer personas
sin remordimiento ni culpa,
siempre tener una sonrisa estúpida en el rostro,
ropa limpia y zapatos lustrosos,
viajar, si eso, viajar mucho,
a todos lados,
que me reciban con gusto,
eso es lo que quiero y necesito.
El genio movió los brazos,
salió un humo espeso,
y ¡zaz!
me convirtió en político.

jueves, 9 de octubre de 2014

Estallido

lee y vomita:

Murmullo cálido se escapa frágil 
en esa última expiación de aire,
mueve lentamente la boca
trata de devorar todo el airé necesario.
El dolor no se siente,
el dolor no se siente.

Entíbiame con un poco de tu sangre,
con un poco de tu vida.

Las balas no entran por la boca.
Rozan insipientes los delirios de las madres.
Los puños se reproducen,
los gritos se multiplican,
las balas nos detienen.


El llanto no nos cura.

jueves, 2 de octubre de 2014

Salvación

Tenía cinco años cuando la comencé a leer, mi maestro de catecismo me dijo que ahí encontraría respuestas, busqué y busqué sin descanso del por qué me tocaba de aquella forma, nunca obtuve respuesta, pero el Padre me decía "Dios te dará el perdón" fue cuando comprendí que yo tenia la culpa de todo.
Mi madre siempre quiso que fuera monaguillo y así lo hice, recuerdo como me besaba el Padre Matías y como me penetraba con fuerza. Poco a poco me fui acostumbrando, y me cuesta decirlo pero poco a poco me fue gustando. Sin embargo yo seguía creyendo y confiando en Dios.
Cuando cumplí 22 me propuse dejar mi casa y todas esas vejaciones, anduve vgando por muchos lados, yo seguía confiando en Dios y en la biblia, ellos me darían la solución y la respuesta. Vague por senderos desconocidos, pasando hambre, frió, soledad, violaciones, torturas y siempre creí que el me tenia destinado algo mejor, Dios, si Dios, "que sea lo que Dios quiera" me repetía una y otra vez, lo que él quiera, pero no sabía lo que quería y si esto era lo que él quería ¿por qué me lastimaba?
Traté sin éxito de encontrar el amor y la comprensión en otras religiones, en otras iglesias, pues total Dios está en todas partes ¿no? O eso creía. Todas y cada una de ellas me decía lo mismo, Dios te salva, el te escucha, te ayuda. Pero donde estaba ese grandisimo hijo de puta, ¿Donde estas? no puedo más, ya no, ya no, ya no resisto.

Dejó caer el papel mugriento de entre sus manos, miró hacia el cielo y un rayo partió su cuerpo. Dios lo había mandado traer... (Sermón del Jueves, Iglesia Metocristianajudia Ortodoxa - Los Hijos de Jah)

-¿Dónde estoy?
-Está es la salvación eterna hijo.
-¿Dios?
-Si.
-¿Dónde estuviste todo este tiempo hijo de tu pinche madre? ¿Dónde estuviste cuando mas te necesité?
-Hijole, discúlpame hijo me distraje.
-Mierda.