Tinta y Mierda

Tinta y Mierda

jueves, 24 de abril de 2014

Triste

lee y vomita:

Y que si te extraño,
a veces tengo derecho a llorar,
los hombres no lloran dijo mi papá,
pero como demostrarle que la extraño si no es con llanto.
Hay otras salidas, otros caminos,
senderos que recorremos cuando el mundo se cae a pedazos,
¿pero cuales?, le grité a mi padre,
miró mis lágrimas y me abrazó con ternura,
me dijo al oído.
"Extrañarla con mas fuerzas".

viernes, 18 de abril de 2014

La gallina de los huevos de oro

lee y vomita:

La cerveza resbala por mi garganta, se funde con mis entrañas,
llega lenta, tiene el sabor a vagina de niña de catorce años,
con solo unos cuantos pelos adornando su rosadez.
Adentro la punta de mi lengua, y lamo como vil perro sus labios de durazno,
lamo sus delicados vellos, como si la vida se me fuera en ello.
Se atoran en mi garganta,se atoran sus piernas; se atoran sus brazos como raíces,
 no para de gemir, somos como un gato encima de otro,
llagando su entrepierna, llagando mi verga, destrozando moralidades absurdas,
destrozando a la gallina de los huevos de oro,
 empalando su rajada, empalando sus catorce años, empalando la moralidad de su trenza morena,
la arranco de tajo, se viene en mi ombligo, encharca la pasión,
se come sus fluidos, se atraganta con mi semen salado,
se voltea y se pone en cuclillas, muerde la almohada como si fuera a parir, rasguña la cama,
gime,después asoma una sonrisa; goza, brilla, se mueve, se voltea y llora de alegría.
Cinco pesos no son suficientes para mitigar el ardor de su vagina,
pero son suficientes para restaurar su corazón herido, para restaurar el silencio de sus ojos,
para calmar el peso de la agonía, la muerte embotellada, la vida apagada,
la dulce melancolía que se pierde y se difumina entre el humo que sale de mi boca.
Todo hubiera sido perfecto, sino hubieras estado inconsciente.

Everardo "Perro Rabioso" Martínez
Hugo "Mama" de la Rosa

miércoles, 9 de abril de 2014

Lento

lee y vomita:

El mundo se cae a pedazos,
todo esta colapsando,
puedes tocar vestigios de almas que pasan frente a ti,
la sangre decora mi rostro,
lo pájaros no vuelan, se arrastran como gusanos,
los perros no corren, muerden esperanza.
Todo puede estar perdido,
solo el dulce color de tus labios,
coral desprendido en las inmediaciones de la destrucción,
ojos luciérnagas resplandecen en la noche tormentosa.
Cuando los demonios acallan y devoran corazones virginales,
solo puedo pensar en tu voz,
escucho tu voz, siento la presencia de paradigmaticos restrojos de fe,
que se fusionan en las tardes eternas donde el silencio reina en la atmósfera,
no puedo decir nada,
el tiempo pasa lento cuando no se habla de nada.

lunes, 7 de abril de 2014

Cien

lee y vomita:

Hoy decidí dejar de coger,
no es que esté aburrido, simplemente no quiero volver a hacerlo.
Después de haber cogido con cien personas (mujeres, hombres, homosexuales, travestís, lesbianas, bisexuales, hermafroditas, etc.) no siento lo mismo.
y llego a esta conclusión mientras penetro salvajemente a esa dulce adolescente,
gime y grita, sonidos fusionados, pero, no siento lo mismo,
tomo sus pechos y los lamo, no es lo mismo.
Y como chingados puede ser lo mismo si ya son cien,
el coger se me hizo rutina, por eso quise cambiar,
coger con hombres, con el culo apretado y los huevos hinchados,
homosexuales que se empeñaban en ser mujeres,
travestís mas masculinos que yo,
lesbianas que sacaron un dildo enorme con la intención me introducirlo en mi cavidad anal,
duele un poco al principio pero después se siente rico,
bisexuales que son mas heterosexuales que un católico ortodoxo
y hermafroditas jugando con erecciones pasajeras.
había cogido con todos ellos, pero ya no.
La adolescente tuerce los ojos, los pies se le transmutan, siento un choque eléctrico salir de su vagina.
Tomo su mano y le doy un tierno beso,
me mira con vergüenza, sonrió y me visto rápidamente para salir de ahí,
doy gracias que mi ultima cogida haya sido con una mujer.
En mi camino se cruza una perra, pero Dios mio que perra, inmediatamente tengo una erección,
la sigo hasta un callejón oscuro, la tomo rápidamente, me muerde, la penetro, exploto.
Cien perros no estarían mal.