Tinta y Mierda

Tinta y Mierda

sábado, 13 de julio de 2013

Miradas conjugadas

lee y vomita:

me propuse nunca mas ver tu tierna mirada,
olvidarla en lo profundo de mi corazón,
un corazón fatidicamente machacado,
converso dentro de los procesos de amor-odio, pasión-rencor.
me propuse una vez mas olvidarte,
la primera, segunda, tercera o cuarta vez,
ya no lo se,
empiezo a creer que no quiero olvidarte,
mas bien guardarte en mi memoria,
en un lugar especial, donde cuando me sienta solo pueda invocarte.
me propuse besarte por una ultima vez,
perderme en tus labios sabor tabaco,
sentir lo que llevo mucho tiempo sin sentir,
que mi corazon vuelva a latir,
que mis lagrimas no vuelvan a salir;
que mis manos te acaricien, que mis labios te besen, que mi mirada te cautive.
me he propuesto tantas cosas, tantas y tantas putas cosas.
no entiendo por que no las he podido cumplir.

martes, 9 de julio de 2013

Crónica de un encuentro playero de literatura

Original de:
Sergio Osorio
Comencemos por decir que varias editoriales independientes son simulaciones. Aparadores disfrazados de instituciones no alineadas. Un modo de vida de sus dueños para no sentir esa dura realidad de ser un escritor anónimo que carece del talento necesario para que las casas editoras de renombre los miren y publiquen su obra.  Estas pequeñas casas de imprenta son el pasaporte para las instituciones culturales y sus espacios. Se ganan con su sello independiente la amistad de funcionarios ramplones o de presidentes municipales estultos, con lo que consiguen organizar sus pachangas playeras que llaman encuentros literarios o ferias del libro donde lo que menos importa es la literatura. Sólo hay que agregarlos de amigos al Facebook para ver las fotos con los rostros de esos señores editores paseando entre ríos, tomando bajo palapas. Hay que ver a sus fieles seguidores, o más bien lacayos, que asisten a sus convites esperanzados en que, con el paso del tiempo, consigan una publicación y que se les considere dentro del círculo de poesía o narrativa que construyen. Pasan los tres días del encuentro tropical, ya no hay más recursos del pueblo para esos artistas gorrones que todo lo merecen y entonces parten, pero no hay actas, no hay nada detrás de las fotos donde el público pueda encontrar las letras que se leyeron ahí para saber si vale la pena la reunión, sólo caguamas vacías y colillas en la playa.
Poco después los autores nóveles anfitriones del encuentro son correspondidos con invitaciones a la capital por estos señores y señoras de las editoriales independientes, pero en cuanto aprenden sus mañas se abren paso y entran en conflicto con sus maestros por envidia, por problemas de dinero sobre las regalías de alguna edición o por cualquier otra riña que nada tiene que ver con diferencias estéticas. Entonces viene el destierro y surge un honguito nuevo, una pequeña editorial independiente que será acérrima rival de sus padres literarios, a quienes antes prodigaban elogios en el Facebook.  A esos autores se les veía antes degustando del estrado y el coktail, codo con codo con los editores independientes ya posicionados en redes sociales, en institutos de cultura y ferias, aquellos conocidos al menos por su mala fama o por mafiosos. Pero el mundo es pequeño y el medio limitado a ciertos espacios cafeteros o de centros culturales de contracultura y tarde o temprano se tienen que ver las caras, entonces surge esa enorme capacidad de hipocrecia que caracteriza a unos y a otros, porque no es bueno hacerse de enemigos cuando en un futuro, uno nunca sabe, una beca, un espacio, una invitación estén en manos de algún rival. Mejor llevarla cachoetona y prodigar buenos modales y también mantenerlos cerca.
Y a todo esto, se ha quedado una vez más fuera del café la literatura que puede existir en los presentaciones de los cientos de libros cartoneros, artesanales, offset, etc. que todos los días se publican en México. Se dirá que no es verdad, que cada presentación es para celebrar un encuentro con el arte, aunque los que asisten ya se leyeron muchas veces, seguramente sin ponerse atención pensando en su turno de gloría, estremeciendo sus hojas. Sé de muy pocos que terminado el acto sean cuestionados por el público. En general cuando baja un autor de la mesa son uniformes los comentarios: qué belleza, me encanta lo que leíste, luego la foto, mientras se observa a los asistentes para reconocer a los que hay que saludar y proponer la peda. De nuevo la literatura se quedó sin ser invitada al after.

Las editoriales independientes, empresas de multinivel

Si usted es un autor anónimo que ha probado fortuna en premios literarios, becas estatales, federales, y el silencio déspota de las editoriales grandes quizá  deba probar suerte en un mercado suficientemente redituable que, por una parte, no le interesa a las grandes casas editoriales y, por otra, no está regulado por el gobierno en todos sus niveles. Ahí está el futuro tan anhelado por numerosos autores nacientes, que como usted, desean destacar y publicar. Se trata de las editoriales independientes de multinivel.
Le diré además que en este negocio no tendrá que invertir demasiado ni someterse a la crítica, sino de una práctica mercantil sencilla de promoción y posicionamiento de artistas, sin importar la calidad, porque en este negocio no se requiere, ya que se tiene un público cautivo que son los mismos autores que como usted, consumen y venden al mismo tiempo. La ganancia principal de las editoriales de multinivel es que, en corto tiempo, si usted es hábil, pasará de promotor a dueño y podrá puede vivir de sus ventas,  además de gozar las delicias de paseos por toda la república en encuentros y presentaciones (incluye Centroamérica, un destino más del turismo literario de las editoriales independientes mexicanas), podrá además publicar todas sus obras y venderlas, sin riesgo a fracasar por la mala calidad de sus letras, pues usted sólo arriesga tirajes modestos que abarquen su pirámide de adeptos, más las ferias moleras de sus giras. Incluso, puede hacer contacto con empresas de otros países para que publiquen sus versos, por supuesto, correspondiendo al favor. También existe el beneficio de realizar presentaciones de su editorial como autor de la misma, en un acto total de nepotismo que nadie cuestionará.
Otra ventaja es que este tipo de editoriales milagro alternativas están fuera de todo cuestionamiento, pues se legitiman en su carácter de independiente, algo similar a un producto orgánico u homeopático, sin que se tenga que comprobar su efectividad o riesgos a largo plazo para la salud de las letras, al no existir reseñas críticas ni se conozca de especialistas que se dedique a estudiar sus propiedades estéticas.
En el mercado del libro independiente de multinivel todo está permitido; cada quien se suma bajo su responsabilidad y con la esperanza de obtener el éxito de aquellos fundadores que hoy recorren el país como invitados distinguidos; usted puede admirar a esos editores-autores en el Facebook con la extensa cabellera revuelta por el viento helado del norte o gozando de la exuberancia de los ríos del trópico en un paseo de poetas, también de la hospitalidad guerrerense o departiendo en congresos playeros con sus pares.

Recuerde, usted es un futuro editor, un escritor exitoso en potencia. Salga de ese anonimato atroz. Algún día podrá ser el testimonio vivo del éxito que lo llevó a tener una pirámide enorme, un círculo extenso de poesía y narrativa, podrá relatar su historia que comenzó con el destierro de sus versos y que culminó con su ingreso a la aristocracia de las letras